•  

    Donde estamos

    Serranos, Nº 1 Recas

  •  

    (+34) 925 522 017

    (+34) 669 476 880

  •  

    Lunes a Jueves

    9.00 - 14.00 16.00 - 19.00

  •  

    Viernes

    9.00 - 15.00

Comprar por Internet tiene sus riesgos, pero también muchas ventajas. Si sigues las medidas de seguridad adecuadas, no deberías preocuparte por nada.

Internet no sólo ha cambiado nuestra forma de comunicarnos y relacionarnos con los demás, sino también nuestros hábitos de consumo. Cada vez son más las personas que realizan compras online, aprovechando todas las ventajas que les ofrece (comodidad, rapidez, variedad, etc.). Sin embargo, aún hay compradores que son reacios a utilizar este medio, ya que no les genera demasiada confianza debido a los numerosos fraudes que se producen en la red.

No podemos negar que comprar por Internet tiene sus riesgos, pero si se siguen las medidas de seguridad adecuadas, no hay por qué temer a nada. Para tu mayor tranquilidad, antes de realizar una compra, te recomendamos que sigas estos consejos:

1. Usa una conexión privada.  Las redes Wi-Fi públicas no son la mejor opción para dejar tus datos personales, ya que suelen ser más vulnerables a los ataques de los piratas informáticos. Lo ideal es que realices las compras cuando estés conectad@ a una red privada.

2. Mantén tu equipo actualizado y protegido. Realiza la compra desde  un dispositivo privado que tenga el protector antivirus  y el firewall actualizados, ya que cada día surgen miles de amenazas en la red.

3Comprueba si el sitio es seguro.  A través de la barra de dirección puedes saber si la web que estás visitando es segura. Si comienza con https:// (con s),  incluye un candado cerrado o  utiliza el lema SSL ("Secure Socket Layer“), la web es fiable. Si el sitio en el que vas a comprar no tiene ninguno de estos indicadores, deberías desconfiar de él. 

4. Lee las opiniones de otros.  Muchas personas comparten en la red sus experiencias al comprar en alguna web. Así que antes de realizar cualquier compra por Internet, te recomendamos que  investigues las opiniones de otros usuarios.  

5. Elige una modalidad de pago segura. Si nunca has comprado por Internet, tal vez el pago a contra-reembolso te parezca la opción más segura. Sin embargo, muchas webs no aceptan este medio de pago. Las plataformas de pago online como Paypal, Google Walleet o Playmill son una buena alternativa, sobre todo, para aquellas personas que no quieren ofrecer los datos de su tarjeta.

En cambio, la gran mayoría de los consumidores optan por pagar con tarjeta. En eso casos, conviene hacerlo mejor con una tarjeta de crédito que de débito. Algunos establecimientos utilizan TPV virtuales con autenticación para proteger los datos del cliente. 

Independientemente del medio de pago que utilices, nunca debes dar los datos del pin de tu tarjeta. 

6. Utiliza el sentido común.  ¿Un móvil nuevo de última generación por menos de 40 euros? Parece demasiado bonito para ser verdad, ¿no crees? Desconfía de las superofertas increíbles que te lleguen por email, pues detrás de muchos de esos anuncios se encuentran estafadores.

7. Revisa la política de devoluciones.  Debes saber que, a excepción de algunos productos, los usuarios tienen 14 días de plazo para poder devolver lo que han comprado. Si la web no proporciona información sobre las condiciones de devolución, no deberías comprar en ella. 

8. Guarda el justificante de compra. Una vez realizada la compra, revisa la bandeja de entrada de tu correo y guarda el comprobante de compra. No elimines los emails que te envíe la tienda, pues ante cualquier problema, pueden servir como justificante del pago.

Si no has comprado en la tienda en la que los haces normalmente, conviene que los días siguientes revises tu cuenta bancaria, por si detectas alguna irregularidad o algún cargo sospechoso.